Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Login

Usuario
Password *
Recordarme

    El paro ha registrado su peor julio desde 2002, con un descenso de 4.253 personas, frente a las 27.141 que encontraron trabajo este mes en 2018. “La excusa no es que, como ya ha bajado mucho el paro, no puede bajar más. Tenemos más de 3 millones de parados; en 2007 no llegábamos a los 2 millones. Ni entonces, ni mucho menos ahora, hemos tocado el suelo de parados, lo que hemos tocado es el techo de la paciencia de los ciudadanos en cuanto a otro paro, el de acometer políticas efectivas de empleo, que son la principal preocupación de la población”, lamenta Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.

    El paro se traba en los 3 millones de personas buscando un empleo y convierte a nuestro mercado laboral “en un enfermo que necesita una cirugía urgente que nadie se atreve a hacerle porque las operaciones requieren de una estabilidad y una iniciativa política que ha quedado aparcada por estériles discusiones sobre pactos, mientras ni médicos ni enfermeros le prestan atención al enfermo”, recrimina Joaquín Pérez, secretario general de USO: “el debate está en si Pedro con Pablo, si otro Pablo con Albert… y no en cómo abordar un plan integral de fomento del empleo de calidad”.

    Con una emotiva interpretación en directo del himno europeo, basado en la popular composición de Schiller y Beethoven, “Himno a la Alegría”, ha dado comienzo en Viena, la capital austriaca, el 14º Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), ETUC por sus siglas en inglés. La delegación de USO a este Congreso, que finalizará el viernes con la elección de la nueva Ejecutiva que se ponga al mando de la Confederación, está encabezada por nuestro secretario general, Joaquín Pérez, acompañado de la secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales, Laura Estévez; el secretario de Acción Internacional y Desarrollo Sostenible, Javier de Vicente; y la delegada de USO en Bruselas, Marie Homburg.

    Los trabajadores del 010 de Barcelona han reanudado la huelga indefinida después de la reunión de ayer con el Ayuntamiento de Barcelona. El comité de empresa, en el que USO es el sindicato mayoritario, ha decidido promover nuevas movilizaciones tras la inacción del Consistorio.

    ¿A qué están jugando?

    En el tablero económico, asistimos desde hace años a una manida recuperación, ahora desacelerada, mientras muchas personas aún padecen las consecuencias de la crisis y de las medidas que se han adoptado frente a la misma. Parece que las fichas han sido marcadas a favor de unos pocos, teniendo como consecuencia importantes injusticias y desequilibrios. Las perspectivas sobre el futuro apuntan a un incremento de la desigualdad y de los índices de pobreza en nuestro país, a tasas de desempleo desproporcionadas respecto a los países de nuestro entorno y a un empleo precario, troceado, inestable y devaluado. El trabajo ha sido transformado en un juego en el que siempre pierden los mismos.

    La carrera electoral hace meses que comenzó y el mercado de trabajo funciona por inercia y con el recelo que precede a todos los posibles cambios. La inestabilidad política y las miradas hacia otro lado, los sillones del Congreso, lastran emprendimiento, inversiones y apuesta por la contratación indefinida. “Estamos viendo una curva descendente que cada vez es menos curva y menos descendente, y que encara la llegada del verano casi pegada al paro que había en 2018”, resume Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.

    El informe sobre el “Semestre Europeo”, las indicaciones en materia de política económica, financiera y laboral que la Comisión Europea emite a los países miembros, es rotundo en cuanto a los grandes males del empleo en España: la temporalidad en la contratación, las crecientes desigualdades y el riesgo de pobreza, a pesar de valorar el crecimiento sostenido del PIB.

    El seminario organizado por EZA en Lisboa “Trabajar menos, vivir mejor. Cómo organizar el tiempo de trabajo en la nueva economía” ha centrado el debate en cómo las nuevas formas de trabajo y la digitalización afectan a la precarización de las condiciones laborales, pero, especialmente, centrándose en la desregulación de la jornada de trabajo y las dificultades para conciliar la vida personal con un trabajo que no sabe cuándo empieza y cuándo acaba.

    El informe sobre el “Semestre Europeo”, las indicaciones en materia de política económica, financiera y laboral que la Comisión Europea emite a los países miembros, es rotundo en cuanto a los grandes males del empleo en España: la temporalidad en la contratación, las crecientes desigualdades y el riesgo de pobreza, a pesar de valorar el crecimiento sostenido del PIB.

    Los datos de la cuarta oleada de la EPA y cierre de 2018 confirman el fin del período de creación neta de empleo, a pesar de que el conjunto del año “en cifras, sin mayor análisis, ha sido positivo, ya que se han creado 566.200 empleos y el paro ha descendido en 462.400 personas”, resume Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO. “Sin embargo, solo hay que escarbar un poco en la estadística para corroborar que el cuarto trimestre ya muestra la ralentización en la creación del empleo y, además, que ese empleo que se ha creado es precario”, continúa Estévez.

    Página 1 de 4

    Contacto

    Estamos a tu disposición en la siguiente dirección:

    • Dirección: C/ Principe de Vergara, 13 7. 28001 Madrid

    • Email : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    • Tel. : 915 774 113
      Fax:  915 772 959

    No Internet Connection