Miércoles, 24 de Julio de 2019

Login

Usuario
Password *
Recordarme
    Internacional

    “Garantizar una protección adecuada de la maternidad y conceder a las madres el tiempo y el espacio necesarios en el lugar de trabajo para poder amamantar no es sólo lo que corresponde hacer sino que también es una medida que se justifica desde un punto de vista económico,” dice el Director General de la OIT Guy Ryder.

    El pasado 30 de julio USO conmemoró el Día mundial contra la trata de personas.

    La trata de personas es un problema mundial y uno de los delitos más vergonzosos que existen, ya que priva de su dignidad a millones de personas en todo el mundo. Los tratantes engañan a mujeres, hombres y niños de todos los rincones del planeta y los someten diariamente a situaciones de explotación. Si bien la forma más conocida de trata de personas es la explotación sexual, cientos de miles de víctimas también son objeto de trata con fines de trabajo forzoso, servidumbre doméstica, mendicidad infantil o extracción de órganos.

    La CSI, Confederación Sindical Internacional de la que USO forma parte, está profundamente preocupada ante la decisión tomada hoy por el Departamento de Estado de EE.UU. de reclasificar a Malasia inscribiéndola en la “Lista de observación de la Fila 2” en lugar de su anterior posición en la “Fila 3” en el Informe que publica anualmente sobre la Trata de Personas.

    Se supone que esta reclasificación injustificada se debe a la interferencia política por parte de la administración a fin de asegurar que Malasia pueda participar en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), que está negociándose desde 2008. La Autoridad de Promoción Comercial, recientemente adoptada (TPA) establece que los países de la Fila 3 no pueden participar en acuerdos comerciales con Estados Unidos.

    Los días 6 y 7 de julio de 2015, España se presentó a examen ante Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, como órgano encargado de supervisar la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos por los Estados Parte. El informe final aprobado por el Comité el pasado día 20 de julio, suspende con mala nota al Estado español. En las observaciones finales lamenta que España no cumpla con las obligaciones que dimanan del referido Pacto Internacional y expresa su profunda preocupación, entre otras cuestiones, por las que a continuación se relacionan: 

     

    Aunque el debate sobre los impuestos, en el marco de la agenda de la financiación del desarrollo, fue reorientado drásticamente, la cuestión de la financiación y el reconocimiento del papel de los servicios públicos en el desarrollo, continúa planteando problemas.

    La ISP organizó un evento de OSC, paralelo a la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiación del Desarrollo (FFD3), titulado: "Mission Impossible: Development without Public Services”, con el objetivo de plantear las preocupaciones que suscitan las repercusiones de las asociaciones público-privadas (PPP) en la sanidad, la educación, el agua y el saneamiento; y de proponer opciones políticas alternativas más compatibles con el desarrollo social.

    La Agenda de Acción aboga por ofrecer protección social y acceso a los servicios públicos esenciales a todo el mundo, pero se resiste a utilizar la palabra ‘pública’ al referirse a la sanidad, el agua y la educación y promueve decididamente las PPP, sin limitación o salvaguarda alguna.

     

    La ISP acaba de lanzar su novedoso paquete de folletos informativos dirigidos a migrantes, en un simposio público celebrado en Manila, la capital de Filipinas. Filipinas es una de las principales fuentes de trabajadores y trabajadoras migrantes, muchos de los cuales son profesionales de la enfermería, la salud y los servicios sociales.

    Filipinas es una de las principales fuentes de mano de obra migrante y un ingente número de ellos son profesionales de la enfermería, la salud y los servicios sociales. La ISP representa a unos siete millones de trabajadores y trabajadoras de la salud y los servicios sociales en todo el mundo, lo cual supone un tercio de su membresía.

    Con la participación de 60 representantes de sindicatos*, agencias gubernamentales, empleadores, reclutadores y organizaciones de la sociedad civil, este simposio organizado por la ISP pretende destacar y divulgar las mejores prácticas en la promoción del trabajo decente y la protección social de la mano de obra migrante. La iniciativa forma parte del proyecto de la ISP sobre Trabajo decente y protección social de los trabajadores y trabajadoras migrantes en los servicios públicos.

    “Con demasiada frecuencia, la falta de información adecuada sobre la migración coloca a un abrumador número de trabajadores y trabajadoras filipinos que trabajan en el extranjero en situaciones socioeconómicas vulnerables y de riesgo”, afirma Annie Enriquez-Geron, Vicepresidenta Regional de la ISP para Asia y el Pacífico.

    Un informe reciente de la OIT analiza el impacto de las reformas laborales sobre el empleo.

    Cuando la crisis financiera mundial alcanzó su punto más crítico en 2008, algunos países, en Europa particularmente, introdujeron cambios legislativos que redujeron el nivel de protección de los trabajadores. En el contexto de un margen fiscal restringido y un creciente desempleo, estos países afirmaron que ese tipo de cambios ayudarían a estimular el crecimiento económico y la creación de empleo; sin embargo, un estudio reciente de la OIT no revela relación alguna entre menos protección de los trabajadores y mayor crecimiento.

    ¿Produjo los resultados esperados?

    El reciente informe de referencia de la OIT Perspectivas sociales y del empleo en el mundo 2015: El empleo en plena mutación , que analiza datos de 63 países, incluyendo las economías más avanzadas, así como diversos países de África, de Asia y de América Latina, a lo largo de los últimos 20 años, constata que la disminución de la protección de los trabajadores no estimula el crecimiento del empleo.

    “La regulación del trabajo puede ofrecer protección a los trabajadores sin perjudicar la creación de empleo."

    El último informe del Instituto de Estadísticas de la UNESCO [Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura – IEU] señala que se está incrementando el número de niñas y niños y preadolescentes sin escolarizar en el mundo. Una cifra que en el año 2013 superó los 124 millones de personas.

    La ayuda internacional para la educación sigue por debajo de la alcanzada en el año 2010, claramente insuficiente para alcanzar las metas de universalización de la enseñanza primaria y secundaria.

    Haití es el único país latinoamericano/caribeño que figura en el ranking de países que más reciben ayuda internacional para invertir en educación básica, con casi 45 millones de dólares entre 2011 y 2013, atrás sólo de Liberia, en África. De los 5.400 millones de dólares estadounidenses destinados a la educación básica en 2013, apenas el 39% -2.100 millones de dólares estadounidenses- se dirigió a los 34 países de ingresos bajos. Esta proporción ha permanecido relativamente constante desde el comienzo del último decenio, pese a que esos países tropiezan con algunos de los mayores problemas para alcanzar incluso la universalización de la educación primaria.

     

    Diversos centenares de expertos reunidos en la Conferencia sobre regulación para el trabajo decente de la OIT hicieron un llamado a favor de una reglamentación que ayude a proporcionar trabajo decente e invitaron a recurrir a la innovación para combatir las formas inaceptables de trabajo.

    Antes del descalabro económico, que inició en 2008, ya estaba en entredicho la capacidad de la regulación del mercado laboral para responder a las exigencias de la vida laboral del siglo veintiuno. Después de la crisis, que aún persiste de una u otra forma en un número de países, se hizo evidente que urgen nuevos modelos.
    La crisis ha provocado y ampliado cambios en la vida laboral que plantean grandes desafíos a los responsables políticos de todo el mundo: el aumento vertiginoso del desempleo, sobre todo entre los jóvenes; el crecimiento del trabajo cada vez más inseguro; el incremento de los trabajadores pobres; los efectos devastadores de las desigualdades; y la persistente y creciente informalidad, que con frecuencia ofrece empleos de muy baja calidad.
    Estas tendencias significan que la experiencia real de muchos de los que integran la fuerza de trabajo difiere de los modelos de empleo adoptados por los marcos normativos. Además, las políticas de austeridad impusieron el desmantelamiento de la protección del trabajo sin reconocer los beneficios económicos y sociales de estos marcos.

     

    USO: “So we exist”

    Domingo, 19 de Julio de 2015

    “So we exist”: una exposición fotográfica saca a la luz a los trabajadores que viven en las sombras

    Con ocasión de la Conferencia sobre Regulación para el trabajo decente, que tuvo lugar del 8 al 10 de julio, la OIT organizó una exposición del fotoperiodista bangladesí Ismail Ferdous.

    La muestra fotográfica, “So we exist”, narra las historias de personas en comunidades remotas de todo el mundo que trabajan en sectores como la construcción y la industria del cuero. Ilustra también las secuelas del colapso del edificio Rana Plaza en Bangladesh, la migración laboral en el Golfo Pérsico y la esclavitud moderna en América Central y en el Sudeste asiático.

    Contacto

    Estamos a tu disposición en la siguiente dirección:

    • Dirección: C/ Principe de Vergara, 13 7. 28001 Madrid

    • Email : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    • Tel. : 915 774 113
      Fax:  915 772 959

    No Internet Connection