Sábado, 19 de Octubre de 2019

Login

Usuario
Password *
Recordarme
    Mostrando artículos por etiqueta: EMPLEO

    La crisis económica ha generado una profunda desigualdad entre ciudadanos de una misma región, ampliando la brecha entre territorios ricos y pobres, en España y en Europa. Según los últimos datos de Eurostat, la diferencia en 2017 entre el PIB por habitante del oeste de Londres -región más rica de Europa- y la más pobre de España -Extremadura- es de 168.700 euros. Esta brecha ha aumentado un 41% en la última década.

    El paro ha registrado su peor julio desde 2002, con un descenso de 4.253 personas, frente a las 27.141 que encontraron trabajo este mes en 2018. “La excusa no es que, como ya ha bajado mucho el paro, no puede bajar más. Tenemos más de 3 millones de parados; en 2007 no llegábamos a los 2 millones. Ni entonces, ni mucho menos ahora, hemos tocado el suelo de parados, lo que hemos tocado es el techo de la paciencia de los ciudadanos en cuanto a otro paro, el de acometer políticas efectivas de empleo, que son la principal preocupación de la población”, lamenta Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.

    El secretario general de USO, Joaquín Pérez, y la secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral, Sara García, se han reunido esta mañana en el Congreso con los representantes del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos Alberto Garzón, Yolanda Díaz y Rafa Mayoral para trasladarles nuestras reivindicaciones en materia laboral y social de cara a la próxima legislatura, con una máxima: “que se constituya un gobierno cuanto antes para acabar con la parálisis de este país, porque ya llevamos mucho retraso en las principales políticas que garanticen el Estado del Bienestar y hay que poner el empleo de calidad en el centro de todas las decisiones. En lo que no nos pronunciaremos nunca, como sindicato independiente, es en cómo tiene que ser la composición de ese gobierno”, resume Joaquín Pérez.

    El paro se traba en los 3 millones de personas buscando un empleo y convierte a nuestro mercado laboral “en un enfermo que necesita una cirugía urgente que nadie se atreve a hacerle porque las operaciones requieren de una estabilidad y una iniciativa política que ha quedado aparcada por estériles discusiones sobre pactos, mientras ni médicos ni enfermeros le prestan atención al enfermo”, recrimina Joaquín Pérez, secretario general de USO: “el debate está en si Pedro con Pablo, si otro Pablo con Albert… y no en cómo abordar un plan integral de fomento del empleo de calidad”.

    Cabe esperar que el calentamiento mundial provoque un aumento del estrés térmico en el trabajo, que repercutirá adversamente en la productividad y provocará pérdidas económicas y de empleo. Los países más pobres se verán particularmente afectados.

    Según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se prevé que el aumento del estrés térmico provocado por el calentamiento global traiga consigo en 2030 pérdidas de productividad en todo el mundo equivalentes a 80 millones de puestos de trabajo a tiempo completo.

    Con arreglo a esas proyecciones, basadas en un aumento de la temperatura mundial de 1,5°C para finales del presente siglo, se prevé que en 2030 se pierda el 2,2% de las horas de trabajo en todo el mundo como consecuencia del aumento de la temperatura, porcentaje equivalente a 80 millones de puestos de trabajo a tiempo completo. Ello conllevará pérdidas económicas a escala mundial de 2.400 billones de dólares.

    Por otro lado, en el informe se especifica que esa estimación es conservadora, al haberse tenido en cuenta que el aumento promedio de la temperatura a escala mundial no rebasará 1,5°C. También se ha realizado la hipótesis de que el trabajo en la agricultura y en la construcción, dos de los sectores más afectados por el estrés térmico, se realiza en lugares a la sombra.

    El nuevo informe de la OIT, Working on a warmer planet: The impact of heat stress on labour productivity and decent work  [Resumen: Trabajar en un planeta más caliente: El impacto del estrés térmico en la productividad laboral y el trabajo decente] se basa en datos climáticos, fisiológicos y de empleo, y proporciona estimaciones, tanto actuales como previstas, sobre pérdidas de productividad a escalas nacional, regional y mundial.

    El estrés térmico guarda relación con el aumento de calor que puede soportar el cuerpo humano sin padecer degradación fisiológica. Por lo general, esta se produce a temperaturas superiores a 35°C, en condiciones de elevada humedad. El exceso de calor en el ámbito laboral constituye un riesgo para la salud en el trabajo, al restringir las funciones y aptitudes físicas de los trabajadores y su capacidad de trabajo, y en consecuencia, disminuir la productividad. En casos extremos puede provocar insolaciones, que podrían llegar a ser mortales.

    Se prevé que el sector más afectado a nivel mundial sea el agrícola. Dicho sector cuenta con 940 millones de trabajadores en todo el mundo. Se prevé que para 2030, el 60% de las horas de trabajo perdidas en todo el mundo como consecuencia del estrés térmico correspondan a ese sector. El sector de la construcción también se verá gravemente afectado, y se prevé que para ese mismo año el 19% de las pérdidas de horas de trabajo a escala mundial como consecuencia del estrés térmico se produzcan en ese sector. Otros sectores particularmente en riesgo son los de bienes y servicios medioambientales, recogida de basura, emergencias, trabajos de reparación, transporte, turismo y deportes, así como determinadas formas de trabajo industrial.

    Los efectos tendrán lugar de forma desigual en todo el mundo. Se estima que las regiones en las que más horas de trabajo se perderán serán Asia meridional y África occidental, en las que se prevé que se produzca una pérdida de alrededor del 5% de las horas de trabajo en 2030, es decir, alrededor de 43 millones y 9 millones de puestos de trabajo respectivamente.

    Por otro lado, cabe destacar que los habitantes de las regiones más pobres serán los que padezcan las mayores pérdidas económicas. Se prevé que los países de ingresos de nivel medio-bajo, o de ingresos bajos, sean los que se vean afectados de manera más adversa, especialmente por disponer de menos recursos para adaptarse eficazmente al aumento de calor. En consecuencia, las pérdidas económicas provocadas por el estrés térmico ampliarán la disparidad económica que se da en la actualidad, en particular la tasa de trabajadores pobres, el empleo informal y vulnerable, la agricultura de subsistencia y la falta de protección social.

    La incidencia del estrés térmico en la productividad laboral es una grave consecuencia del cambio climático... Cabe esperar un aumento de la disparidad entre los países de bajo nivel de ingresos y los países de mayores ingresos, y un empeoramiento de las condiciones de trabajo de las personas más vulnerables."

    Catherine Saget, Directora de la Dependencia del Departamento de Investigación de la OIT

    El estrés térmico afectará a millones de mujeres, que constituyen la mayoría de los trabajadores en la agricultura de subsistencia, y de hombres, que son la mayor parte de los trabajadores del sector de la construcción. El estrés térmico puede provocar asimismo un aumento de la migración, a raíz de la mayor cantidad de trabajadores que abandonan las zonas rurales en busca de un futuro mejor.

    Los retos que plantea el cambio climático constituyen un tema primordial en la nueva Declaración del Centenario de la OIT sobre el futuro del trabajo , y determinarán su programa de trabajo e investigación. El informe pone de manifiesto el gran alcance de las consecuencias de dichos retos con respecto a la Agenda 2030 de la ONU . En particular, se señala que "los efectos del estrés térmico en los planos económico, social y sanitario podrían dificultar la lucha contra la pobreza y la promoción del desarrollo humano y, en consecuencia, el cumplimiento de la mayor parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas".

    "La incidencia del estrés térmico en la productividad laboral es una grave consecuencia del cambio climático, que provoca asimismo otros efectos adversos, por ejemplo cambios en los regímenes de precipitaciones, aumento del nivel del mar y pérdida de biodiversidad", según señala la Sra. Catherine Saget, Directora de la Dependencia del Departamento de Investigación de la OIT y una de las principales autoras del informe. "Además de los enormes costos económicos que conlleva el estrés térmico, cabe esperar un aumento de la disparidad entre los países de bajo nivel de ingresos y los países de mayores ingresos, un empeoramiento de las condiciones de trabajo de las personas más vulnerables, y desplazamientos de población. Con objeto de adaptarse a esa nueva realidad, gobiernos, empleadores y trabajadores deben adoptar medidas acuciantes que hagan hincapié en la protección de los más vulnerables."

    En el informe se aboga por que se redoblen los esfuerzos encaminados a la formulación, financiación y aplicación de políticas a escala nacional que permitan paliar los riesgos que provoca el estrés térmico y proteger a los trabajadores. Cabe destacar el fomento de infraestructuras adecuadas y el desarrollo de sistemas de alerta temprana para hacer frente a los fenómenos térmicos, así como la mejora de la aplicación de las normas internacionales del trabajo, en particular en la esfera de la seguridad y la salud en el trabajo, a fin de promover la formulación de políticas que permitan hacer frente a los peligros que provoca el calor.

    Los empleadores y trabajadores pueden desempeñar una función idónea para evaluar los riesgos y adoptar las medidas pertinentes en el lugar de trabajo, con objeto de que los trabajadores puedan seguir desarrollando su labor fácilmente en situaciones de elevadas temperaturas. Los empleadores deberían proporcionar agua potable y ofrecer programas de capacitación en materia de reconocimiento y gestión del estrés térmico. El diálogo social puede constituir un medio primordial para alcanzar un consenso en relación con los métodos de trabajo más adecuados en entornos interiores o exteriores, la adaptación de los horarios de trabajo, el uso de vestimenta y de equipos, la utilización de las nuevas tecnologías, el establecimiento de lugares situados en zonas de sombra y la realización de recesos en el trabajo.

    Seguimiento del 100% en la primera de las 18 jornadas de huelga convocadas por los trabajadores de Aena del aeropuerto de Loiu, Bilbao. Los motivos de estos paros son el incumplimiento de acuerdos en materia de formación y empleo por parte de la empresa, así como el aumento de la carga de trabajo.

    Con una emotiva interpretación en directo del himno europeo, basado en la popular composición de Schiller y Beethoven, “Himno a la Alegría”, ha dado comienzo en Viena, la capital austriaca, el 14º Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), ETUC por sus siglas en inglés. La delegación de USO a este Congreso, que finalizará el viernes con la elección de la nueva Ejecutiva que se ponga al mando de la Confederación, está encabezada por nuestro secretario general, Joaquín Pérez, acompañado de la secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales, Laura Estévez; el secretario de Acción Internacional y Desarrollo Sostenible, Javier de Vicente; y la delegada de USO en Bruselas, Marie Homburg.

    Este 1 de Mayo, la Unión Sindical Obrera (USO) ha reunido alrededor de 3.000 personas en una multitudinaria manifestación en Santander, en la que se ha reivindicado que ha llegado el momento de decir “se acabó el juego”, ante la situación crucial en la que estamos inmersos para el futuro de España y del empleo.

    El primer trimestre de 2019 suma ya el sexto año, desde 2014, en el que cada vez sale menos gente del paro. La EPA que hemos conocido hoy demuestra el parón de la economía, con el empeoramiento de prácticamente todas las estadísticas laborales. El paro ha subido en 49.900 personas, creciendo la tasa de desempleo en 0,25% hasta el 14,70%.

    El secretario general de USO, Joaquín Pérez, ha mantenido una reunión con el presidente de la principal patronal española, la CEOE, Antonio Garamendi, para intercambiar impresiones sobre el mercado laboral actual y el de futuro, y tratar de tender puentes en los problemas que atañen a empresa y trabajadores.

    Página 1 de 6

    Contacto

    Estamos a tu disposición en la siguiente dirección:

    • Dirección: C/ Principe de Vergara, 13 7. 28001 Madrid

    • Email : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    • Tel. : 915 774 113
      Fax:  915 772 959

    No Internet Connection